Utilizamos cookies para analizar tu navegacion. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso, más información
 
INICIO Regiones de Tailandia Consejos Varios Prevención y Vacunas Visados y Embajadas Viaje por India
Alojamiento
Historia
Gobierno
Geografía
Economía
Demografía
Religión
Cultura
Gastronomía
Celebraciones
Fotos
Videos
Artículos varios
SIGUENOS EN
Facebook

planificador de viaje

 

REINO DE AYUTTHAYA

 

Continúa en página siguiente...

GOBIERNO
Introducción
Ayutthaya
Golpe de Estado 2006
Insurreción del Sur

El reino de Ayutthaya fue un reino de Tailandia que existió de 1350 a 1767. El rey Ramathibodi I fundó la capital Ayutthaya en 1350 y absorbió en 1376 a Sukhothai, 640 kilómetros al norte. Durante los siguientes cuatro siglos, el reino se expandió para convertirse en la nación de Siam, con sus fronteras siguiendo aproximadamente las fronteras de Tailandia moderna, excepto en el norte, por el Reino de Lannathai.

Ayutthaya fue amistosa al comercio extranjero, ya sea chino, indio, japonés o persa y posteriormente portugués, español, holandés, británico y francés, permitiéndoles establecer poblaciones fuera de los marcos de la ciudad.


templos de ayuttaya
Ayutthaya, noviembre 2000,
foto de viajeportailandia.com

RESUMEN HISTORICO

El estado de Siam, establecido en Ayutthaya, en el valle del río Chao Phraya, se formó alrededor de reino de Lopburi, que fue absorbido. Su crecimiento continuó por la zona sur del centro de gravedad de los pueblos de habla tailandesa. Uthong fue un aventurero supuestamente descendiente de una rica familia de comerciantes chinos que se casó con un miembro de la realeza. En 1350, para huir de la amenaza de una epidemia, trasladó su corte al sur, a los ricos campos de la cuenca del Chao Phraya.

En una isla del río, fundó la nueva capital, a la que dio el nombre de Ayutthaya, llamada así en referencia a Ayodhya en el norte de la India, la ciudad del héroe Rama en la epopeya hindú del Ramayana. U Thong tomo el nombre del Ramathibodi (1350-60).

Ramathibodi intentó unificar su reino. En 1360 declaró el budismo theravada como religión oficial de Ayutthaya e hizo traer miembros de una sangha, una comunidad monástica budista, desde Ceilán para establecer nuevas órdenes religiosas y propagar la fe entre sus súbditos. También recopiló un código legal, basado en los Dharmashastra indios (un texto legal hindú) y las costumbres tailandesas que fue la base de la legislación real. Redactado en pali, un idioma indo-ario cercano al sánscrito y el idioma de las escrituras del budismo Theravada, este código tenía el vigor de interdicto divino. El código real de Ramathibodi, suplementado con decretos reales estuvo vigente hasta finales del siglo XIX.

A finales del siglo XIV se consideraba a Ayutthaya como la potencia más fuerte en el sudeste de Asia, pero sin suficiente gente para dominar la región. En el último año de su reinado, Ramathibodi capturó Angkor, en el primero de muchos ataques exitosos en la capital jemer. Esta política estaba dirigida a asegurar la frontera oriental de Ayutthaya adelantándose a intereses vietnamitas en el territorio jemer. El reino jemer, por su debilidad, estuvo periódicamente sometido al señorío de Ayutthaya, pero los intentos de mantener el control sobre Angkor fueron frustrados repetidamente. Las tropas tailandesas eran a menudo desviadas a suprimir rebeliones en Sukhothai o en campaña contra Chiang Mai, donde la expansión de Ayutthaya era tenazmente resistida. Finalmente Ayutthaya conquistó el territorio que había pertenecido a Sukhothai y el año después de la muerte de Ramathibodi, su reino fue reconocido como legítimo sucesor de Sukhothai por la recién establecida dinastía Ming.

El reino Tailandés no era un solo estado unificado, sino una trama de principados con gobierno propio y provincias que tributaban y eran leales al rey de Ayutthaya bajo el sistema mandala. Estos estados eran gobernados por miembros de la familia real de Ayutthaya quienes tenían sus propios ejércitos y se hacían la guerra entre ellos. El rey tenía que estar atento para prevenir alianzas de príncipes en su contra o alianzas con los enemigos de Ayutthaya. Siembre que la sucesión estaba en disputa, los gobernadores principescos reunían a sus fuerzas y se trasladaban a la capital a hacer oír sus reclamos.


Durante gran parte del siglo XV, las energías de Ayutthaya estaban dirigidas hacia la península malaya, donde el gran puerto comercial de Malaca impugnaba sus reclamos de soberanía. Malaca y otros estados malayos al sur de Tambralinga se habían hecbo musulmanes a comienzos del siglo y posteriormente el Islam sirvió como símbolo de solidaridad malaya contra los tailandeses. Aunque Ayutthaya no consiguió someter al estado de Malaca, obtuvo el lucrativo control del comercio en el istmo, que atrajo comerciantes chinos de mercancías de especialidad para mercados de lujo en China.

En 1767 Birmania invadió Siam y destruyó a Ayutthaya completamente y esto terminó una era de una orgullosa Siam. Esta invasión a Siam por la vecina Birmania, la nación más poderosa del sudeste de Asia por aquel entonces, fue una de muchas a lo largo de la historia.

 

REINADO TAILANDÉS

Los gobernantes tailandeses eran monarcas absolutos con una función parcialmente religiosa. Derivaban su autoridad de cualidades ideales con que se decía que tenían. El rey era el modelo moral, que personificaba la virtud de su pueblo y su país vivía en paz y prosperaba por sus acciones meritorias. En Sukhothai, donde se decía que Ramkhamhaeng oía las peticiones de cualquier súbdito que tocaba la campana de la puerta del palacio para llamarlo, el rey era reverenciado por su pueblo como un padre.

en las ruinas de Ayuttaya
Ayutthaya, abril 2002,
foto de Anabelen Pola

Pero el aspecto paternal del reinado desapareció en Ayutthaya, donde bajo influencia jemer, la monarquía se retrajo detrás de una muralla de tabúes y rituales. El rey era considerado chakkraphat, el término sánscrito-pali de príncipe universal que al apegarse a la ley hacia que todo el mundo gire a su alrededor. Así como el dios hindú Shiva era el “señor del universo”, el rey tailandés se convirtió por analogía en “el señor de la tierra”, distinto de sus súbditos en su aspecto y orientación. Según la elaborada etiqueta de la corte, se usaba inclusive un idioma especial, el Phasa Ratchasap, para hablar con la realeza o sobre ella.

El rey fue en última instancia reconocido como la encarnación terrenal de Shiva, o devaraja (“rey divino” en sánscrito), y se hizo objeto de un culto político-religioso dirigido por el cuerpo de brahmanes reales que eran parte del séquito budista de la corte. En símbolos budistas, el devaraja era un bodhisattva, es decir una persona que ha conseguido la iluminación y que por compasión renuncia al nirvana para ayudar a otros. La creencia en el reinado divido prevaleció hasta el siglo XVIII, aunque por aquel entonces sus implicaciones religiosas tenían limitada importancia.

El Abbé de Choisy (Francia) que viajó a Ayutthaya en 1685 escribió que “el rey tiene el poder absoluto. El es verdaderamente el dios de los siameses: nadie osa decir su nombre”. Otro escritor del siglo XIX, el holandés Van Vliet decía que el rey de Siam era honrado y adorado por sus súbditos más que un dios.

Una de las numerosas innovaciones institucionales del rey Trailok (1448-1488) fue crear el cargo de uparaja, o heredero forzoso, normalmente el mayor de los hijos del rey o un hermano completo.

Este era un intento de regularizar la sucesión al trono – una hazaña para una dinastía polígama. En la práctica, había un conflicto inherente entre el rey y uparaja y frecuentes sucesiones disputadas.

 

DESARROLLO SOCIAL Y POLITICO

El rey estaba a la cabeza de una jerarquía política y social altamente estratificada que se extendía por toda la sociedad. Para la sociedad de Ayutthaya la base de la organización era la comunidad de una población, compuesta de familias extendidas. Generalmente el jefe electo llevaba adelante los proyectos comunes. Los títulos de la tierra estaban en manos del jefe a nombre de la comunidad, aunque los campesinos con propiedad podían usar la tierra siempre que la cultivaran.

Con abundantes reservas de tierra cultivable disponible, la viabilidad del estado dependía de la adquisición y control de suficientes recursos humanos para la labranza y la defensa. El espectacular ascenso de Ayutthaya había requerido constantes guerras y el resultado de las batallas generalmente dependía tamaño de los ejércitos, puesto que ninguno de los participantes poseía una ventaja tecnológica. Después de cada campaña victoriosa, Ayutthaya trasladaba una cantidad de gente conquistada a su propio territorio, donde eran asimilados y sumados a la mano de obra.

Cada hombre libre tenía que registrarse como siervo o “phrai” con el señor local o “nai”, para servicio militar o trabajo obligatorio en obras públicas y en las tierras del oficial a quien era asignado.

El phrai podía también cumplir con su obligación de trabajar pagando un impuesto. Si él consideraba que el trabajo forzado para su nai era repugnante, podía venderse como esclavo a otro nai, quien entonces pagaba una suma al gobierno en compensación por el trabajo obligatorio perdido. Hasta un tercio de la mano de obra disponible en el siglo XIX estaba compuesta de phrai.

en las ruinas de Ayuttaya
Ayutthaya, abril 2002,
foto de Anabelen Pola

Riqueza, estatus e influencia política estaban interrelacionados. El rey asignaba campos de arroz a gobernadores, comandantes militares y oficiales de la corte en pago por sus servicios a la corona, siguiendo el sistema sakki na. El tamaño de la parcela de un oficial se determinaba según el número de personas que éste podía mandar a trabajar. La cantidad de mano de obra que un nai podía comandar determinaba su estatus respecto a otros en la jerarquía y en su riqueza. En el ápice de la jerarquía, el rey, quien tenía la mayor cantidad de tierras en el reino, también comandaba la mayor conatidad de phrai, que se llamaban phrai Luang (siervo real), quienes pagaban impuestos, servían en el ejército real y trabajaban las tierras de la corona. El rey Trailok estableció parcelas definitivas y phrai para los oficiales reales en cada escalón en la jerarquía, determinando de tal manera la estructura social del país hasta la introducción de salarios para oficiales del gobierno en el siglo XIX.

Los chinos y el cuerpo de monjes budistas, denominado “shangha”, al cual podían unirse toda clase de siameses, estaba en parte fuera de este sistema. Los monasterios budistas o “wats”, se convirtieron en centros de educación y cultura siamesa, mientras que en este periodo los chinos empezaban a establecer en Siam y en poco tiempo empezaron a tomar el control de la economía del país: otro viejo problema social.

Los chinos no estaban obligados a registrarse para el trabajo obligatorio, por lo que eran libres de viajar por el reno y dedicarse al comercio. Hacia el siglo XVI, los chinos controlaban el comercio interior de Ayutthaya y habían tomado puestos importantes en el servicio civil y militar. La mayor parte de estos hombres tomaban a mujeres tailandesas por esposas, porque pocas mujeres dejaban China para acompañar a los hombres.

Ramathibodi I fue responsable por la redacción del Dharmashastra, un código legal basado en fuentes hindúes y tradiciones tailandesas. El Dharmashastra siguió siendo parte de la ley tailandesa hasta bien entrado el siglo diecinueve. Se introdujo una burocracia basada en la jerarquía de oficiales de rango y título y se organizó la sociedad de una manera que recordaba al sistema de castas de India, aunque no tan estricto.

El siglo XVI fue testigo del crecimiento de Birmania, la que bajo una dinastía agresiva, había tomado Chiang Mai y Laos y le hizo la guerra a los tailandeses. En 1569 las fuerzas birmanas junto con rebeldes tailandeses, mayormente miembros de la familia real de Siam, capturaron la ciudad de Ayutthaya y llevaron a toda la familia real a Birmania. Dhammaraja (1569-90), un gobernador tailandés que había ayudado a los birmanos fue colocado como rey vasallo en Ayutthaya. Su hijo, el rey Naresuan (1590-1605) se volcó en contra de los birmanos y hacia 1600 los forzó a salir del país y restaurar la independencia.

Decidido a prevenir otra traición como la de su padre, Naresuan emprendió la unificación de la administración del país directamente desde la corte real de Ayutthaya. Terminó con la práctica de nombrar príncipes para gobernar las provincias de Ayutthaya, asignando en su lugar a oficiales de la corte quienes debían ejecutar las políticas dictadas por el rey. Así pues los príncipes reales estaban limitados a estar en la capital. Las luchas de poder continuaron, pero en la corte ante la atenta vista del rey.

Para asegurar su control sobre la nueva clase de gobernadores, Naresuan decretó que todos los hombres libres sujetos al phrai se habían convertido en phrai luang, directamente sujetos al rey, quien distribuía el uso de sus servicios a sus oficiales. Esta medida le dio al rey un monopolio teórico sobre la mano de obra y fomentó la idea de que puesto que el rey era dueño de todos los servicios de toda la gente, también era dueño de toda la tierra. Las oficinas ministeriales, así como el “sakdi na” que les acompañaba, eran generalmente posiciones hereditarias dominadas por pocas familias unidas al rey mediante matrimonios. De hecho, los reyes tailandeses a menudo usaban el matrimonio para cimentar alianzas entre ellos y con familias poderosas, una costumbre que permaneció hasta el siglo diecinueve. Como resultado de esta política, el rey tenía generalmente docenas de esposas.

Mándanos un Mensaje
¿Tienes información que podemos añadir en esta página? Mándanos un mensaje

Nombre

Mensaje

Aún con las reformas de Naresuan, la efectividad del gobierno real en los siguientes 150 años no se debe sobreestimar. El poder real fuera de las tierras de la corona, aunque absoluto en la teoría, estaba limitado en la práctica por la holgura de la administración civil. La influencia de los ministros del gobierno central no era extensa hasta entrado el siglo XIX.

Continúa en página siguiente...

 

 

COMENTARIOS

 

Otros artículos de interés ...

 


Copyright © 2017 www.viajeportailandia.com. Esta obra tiene contenidos que están bajo una licencia de Creative Commons
Para más información lea las condiciones de uso /Contacto