Utilizamos cookies para analizar tu navegacion. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso, más información
 
INICIO Regiones de Tailandia Consejos Varios Prevención y Vacunas Visados y Embajadas Viaje por India
Alojamiento
Historia
Gobierno
Geografía
Economía
Demografía
Religión
Cultura
Gastronomía
Celebraciones
Fotos
Videos
Artículos varios
SIGUENOS EN
Facebook

planificador de viaje

 

INSURRECCION DEL SUR (1)

GOBIERNO
Introducción
Ayutthaya
Golpe de Estado 2006
Insurreción del Sur

Continúa en página siguiente

La insurrección del sur de Tailandia es un movimiento separatista que tiene lugar en la región malaya de Pattani, junto con tres provincias del sur de Tailandia, y cuya violencia ha llegado a otras provincias del país. Aunque la violencia separatista ha existido durante décadas en esta región, ha sido muy significativa la acaecida desde el año 2004. En julio del año 2005, el primer ministro tailandés, Thaksin Shivawatra, adoptó unas medidas muy estrictas para lidiar con esta insurrección.

En septiembre del 2006, el comandante de la armada, Sonthi Boonyaratkalin, fue reconocido por sus esfuerzos para combatir los disturbios. Poco después, el 19 de septiembre del 2006, Sonthi y la junta militar echaron de su puesto a Thaksin en un golpe de estado. A pesar del gesto reconciliador de la junta, la insurgencia continuó y se intensificó.

El balance de muertos, 1.400 en tiempos del golpe de estado, aumentó a 2.579 a mediados del año 2007, y llegaron a casi los 2.700 en enero del año 2008. A pesar del poco progreso en frenar la violencia, la junta declaró que la seguridad estaba mejorada y que la paz podría volver a la región en el año 2008.

La junta militar reclamó que la insurgencia estaba financiada por ciertos restaurantes de Malasia. El gobierno de Malasia dijo sobre esta afirmación que era “absolutamente infundada” y “llena de imaginación”. La verdadera identidad de los insurgentes y de aquellos que les apoyan es un misterio.

LA INSURRECION ACTUAL

Causas de la insurrección

Hay quien afirma que la insurrección está basada en el resentimiento ante el imperialismo cultural y económico tailandés en Pattani,  donde se incluye la brutalidad policial, la destrucción, la falta de respeto ante el Islam, la presencia de negocios como bares go-go propiedad de tailandeses, burdeles y tráfico de drogas. Aunque hay quien denuncia que el tráfico de drogas es una de las fuentes de ingresos para los insurgentes.

 

A pesar de la situación de seguridad reinante, algunos locales apoyan cierto tipo de independencia de Tailandia. Otros no lo apoyan en absoluto. Los grupos de insurgentes creen que la única manera de arreglar el conflicto es mediante el uso de la violencia, mientras que otros grupos piensan que es mejor otro tipo de compromiso más constructivo.

Identidad de los insurgentes

El resurgimiento de la violencia por parte de grupos guerrilleros de Pattani comenzó en el año 2001. La identidad de las personas que empujaron a que este resurgimiento se hiciera realidad está poco claro. Muchos de los expertos locales y regionales han implicado a los grupos separatistas tradicionales de la región, como PULO, BRN y GMIP, y en particular la BRN. Coordinate (una facción del BRN). Otros sugieren que la violencia está siendo conducida por las nuevas y abiertas redes religiosas. Algunos expertos afirman que la insurgencia tuvo lugar bajo la influencia de grupos islamistas extranjeros, como al-Quaeda y Jemaah Islamiyah, pero muchos consideran que las evidencias para estas conexiones son muy finas y ciertas afirmaciones resultan polémicas. Algunas noticias han sugerido que cierto número de musulmanes de Pattani han recibido entrenamiento en centro de al-Qaida en Pakistán, aunque muchos expertos creen que, al contrario, los movimientos de la guerrilla de Pattani tienen poco o nada que ver con el jihadismo global. Otros han informado que los insurgentes han forjado uniones con grupos como el nacionalista-religioso “Moro Islamic Liberation Front” en Filipinas y el cuasi-secular “Free Aceh Movement (GAM) en Indonesia.

Al principio, el gobierno culpó de los ataques a bandidos, y en efecto muchos observadores extranjeros creyeron que se trataba de rivalidades entre clanes locales.


En julio del año 2002, después de que 14 policías murieran en diferentes ataques en el periodo de tiempo de 7 meses, el primer ministro Thaksin negó públicamente el papel de la religión en los ataques y fue citado como quien dijo que él “no pensaba que la religión fuera la causa de los problemas acaecidos, ya que algunos de los policías muertos eran musulmanes”.

El ministro del interior, Purachai Piemsomboon atribuyó los ataques que estaba recibiendo la policía a un asunto de control de drogas, y afirmó que “la policía está haciendo serios esfuerzos para arrestar a todo aquel involucrado con el tráfico de drogas”.

mapa de tailandia señalando zonas etnicas

En 2002, Shinawatra declaró, “No hay separatismo, no hay terrorismo ideológico, hay simplemente bandidos”. Pero en el año 2004 ya había cambiado su posición, y tuvo que considerar la insurrección como un frente local en la guerra global contra el terrorismo. En junio del 2004, la ley marcial fue instituida en Pattani, Yala y Narathiwat.

En 2005, el senador de Bangkok Sophon Supapong acusó a los Estados Unidos de ser el cerebro en los atentados de Hat Yai. Su acusación fue secundada por Perayot Rahimmula, Demócrata MP y profesor de la Universidad Prince de Songkhla (campus de Pattani), aunque no proporcionaron evidencias convincentes para reforzar sus acusaciones.

En el año 2006, el jefe de la armada tailandesa Sonthi Boonyaratglin sugirió que los anteriores insurgentes comunistas probablemente estan jugando un papel importante en estos disturbios. Los gobernadores de las provincias del sur han mostrado cierto escepticismo ante esto, aunque han investigado la posible conexión.

Un aspecto chocante de la insurrección del sur de Tailandia es el anonimato de las personas que están detrás de ella, así como la ausencia de demandas concretas. Tailandia ha tenido elecciones en febrero del 2005, y no ha habido candidatos secesionistas que hayan impugnado los resultados en el sur. A pesar de ello, se ha presentado en numerosas ocasiones solicitudes para que haya libertar religiosas y culturas, así como libertar en el uso del idioma Yawi. En julio, el presidente del Comité Islámico de Narathiwat dijo que: “los ataques parecen haber sido bien organizados, pero no sabemos que grupos de personas están detrás de los mismos”.

Desde el golpe de estado del año 2006 que destituyó a Thaksin, el gobierno tailandés ha mostrado un acercamiento más conciliador con la insurrección, evitando el excesivo uso de la fuerza y comenzando ciertas negociaciones con los grupos separatistas. A pesar de esto, la violencia ha aumentado. Esto puede ser debido a que son varios los grupos que están involucrados en la violencia, aunque algunos de ellos hayan sido apaciguados por los cambios estratégicos del gobierno.

Factores políticos

Es probable que la insurrección no hay sido causada por la escasez de representación política entre la población musulmana. A finales de 1990, los musulmanes tenían puestos importantes dentro de la política tailandesa, por ejemplo con Wan Muhammad Nor Matha (un musulmán malayo de Yala), el cual fue jefe del parlamento del año 1996 al 2001, siendo después ministro del interior durante el primer gobierno de Thaksin. Los musulmanes dominaron las asambleas provinciales legislativas en las provincias fronterizas, así como en varias poblaciones con mayoría musulmana. Los musulmanes tuvieron la posibilidad de expresar sus reivindicaciones de una manera abierta, y disfrutar una amplia libertad religiosa. A pesar de ello, con el aumento de la violencia durante los años 2004 y 2005, los líderes y políticos permanecieron en silencio, así que se debilitó su legitimidad y apoyo político. Esto les costó muy caro. En las elecciones del año 2005, de los once cargos musulmanes miembros del parlamento, excepto uno, que se presentaron a las elecciones quedaron fuera del poder.

 

Factores económicos

Se ha citado a la pobreza y a los factores económicos como factores relevantes del resurgimiento de insurrección. De cualquier forma, la economía del sur del país ha mejorado notablemente en las pasadas décadas.

Entre el año 1983 y el año 2003, la renta per cápita media de Patán creció de 9.340 bahts a 57.621 baths. Los ingresos de los hogares entre los años 2002 y 2004 mejoraron una media de un 20% en las tres provincias sureñas. En este periodo, los ingresos en el resto de Tailandia mejoró un 9,4%.

El porcentaje de población que vivía debajo de la línea de la pobreza bajó también de un 40%, 36% y 33% en el año 2000 a un 18%, 10% y 23% en el año 2004, respectivamente. En el año 2004, las tres provincias tenían 310.000 personas viviendo debajo del umbral de la pobreza, frente a los 610.000 que había en el 2000. No obstante, el 45% de los pobres de las regiones del sur de Tailandia viven en las tres provincias fronterizas.

En general, los musulmanes de las provincias más al sur, tienen niveles más bajos de educación comparados con sus vecinos budistas. El 69,80% de la población musulmana de las provincias que hacen frontera con Malasia tienen únicamente la educación primaria, comparado con el 49,60 de los budistas que viven en las mismas provincias. Sólo el 9,20% de los musulmanes han terminado la educación secundaria (incluidos a aquellos que se gradúan en escuelas islámicas privadas), comparados con el 13,20% de los budistas. Sólo en 1,70% de la población musulmana consigue una licenciatura. Hay que tener en cuenta que las escuelas enseñan en tailandés, y por ello hay un resentimiento e incluso la tendencia de sacar pronto a los niños de las escuelas tailandesas.

Mándanos un Mensaje
¿Tienes información que podemos añadir en esta página? Mándanos un mensaje

Nombre

Mensaje

Los musulmanes tienen además menos oportunidades de empleo en comparación con la población budista. Los funcionarios del estado musulmanes suponen sólo un 2,4% de todos los trabajadores, frente a los 19,2% de trabajadores budistas. En difícil para los musulmanes conseguir buenos trabajos en el sector privado, ya que es probable que no se desenvuelvan bien con el idioma tailandés o incluso que no hayan terminado sus estudios. Los ataques de los insurgentes a objetivos económicos han reducido las oportunidades de empleo, tanto a los musulmanes como a los budistas, en estas provincias.

 

Continúa en página siguiente

 

 

COMENTARIOS

 

Otros artículos de interés ...

 


Copyright © 2017 www.viajeportailandia.com. Esta obra tiene contenidos que están bajo una licencia de Creative Commons
Para más información lea las condiciones de uso /Contacto