Utilizamos cookies para analizar tu navegacion. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso, más información
 
INICIO Regiones de Tailandia Consejos Varios Prevención y Vacunas Visados y Embajadas Viaje por India
Alojamiento
Historia
Gobierno
Geografía
Economía
Demografía
Religión
Cultura
Gastronomía
Celebraciones
Fotos
Videos
Artículos varios
SIGUENOS EN
Facebook

planificador de viaje

 

INSURRECCION DEL SUR (4)

GOBIERNO
Introducción
Ayutthaya
Golpe de Estado 2006
Insurreción del Sur


Viene de página anterior

Después del golpe de Estado del 2006

Después del golpe de Estado del 19 de septiembre del 2006, hubo un breve periodo de calma en la insurrección, que derrocó al gobierno del primer ministro Thaksin Shinawatra. Como muchos comandos militares, Sonthi Boonyaratkalin estableció su rol como cabeza de la junta, y la violencia continuó.

El 21 de septiembre, dos habitantes de un pueblo fueron disparados en Yala. Uno murió y el otro resultó herido.

El 23 de septiembre, 4 policías resultaron heridos en una explosión ocurrida en una parada de autobús en Patán. La parada de autobús se encontraba en la carretera que podía haber pasado el príncipe del estado Maha Vajiralongkorn después, por la tarde.

El 25 de septiembre, dos cuarteles de policía y un puesto militar fueron atacados por 30 hombres en una serie de ataques coordinados en Yala, dejando dos muertos y un herido.

El 27 de septiembre, un hombre con una pistola mató a un tendero en una tienda de comestibles y a dos de sus clientes en el distrito Muang de Yala, así como a un viajero que iba en un autobús del distrito Panare al distrito Mayo en Pattani.

El 28 de septiembre, una unidad de protección al profesorado, en el distrito Sungai Padi de la provincia de Narathiwat, fue atacada con bombas donde un soldado murió y cuatro resultaron gravemente heridos.

 

El 9 de noviembre, ocho salones de exposiciones de coches y motos fueron bombardeados simultáneamente en Yala, resultando heridas 13 personas. Casi todos los negocios de oro en el distrito de Muang cerraron sus puertas por miedo. Los bancos comerciales permanecieron abiertos pero incrementaron sus servicios de seguridad.

A pesar de la reanudación de la violencia, una encuesta de opinión después del golpe de estado dice que los habitantes del sur se convirtieron en las personas más felices de Tailandia. De enero del 2004 a octubre del 2006, 1.815 personas han sido asesinadas y 2.729 han resultado heridas en la insurrección.

Sin embargo, la gran violencia existente forzó que algunas escuelas en las provincias de Yala, Pattani y Narathiwat se cerraran definitivamente desde el 27 de noviembre del 2006. Más de 1.000 escuelas fueron cerradas.

La violencia ha continuado hasta el 2007. El 18 de febrero hubo una serie de explosiones con bombas e incendios en las provincias de Narathiwat, Yala, Pattani y Songkhla. Seis personas murieron y más de 50 resultaros heridas.

Entre el 27 y el 29 de mayo del 2007, diversas bombas coordinadas fueron explosionadas en el centro de Hat yai, enfrente del mercado, muriendo cuatro personas.

Reorganización después del golpe

Sonthi se declaró jefe del Comando de Operaciones de Seguridad Interna (ISOC). Antes, el ISOC estaba comandado por el primer ministro.

El ISOC fue financiado con  5,9 millones de bahts En mayo, el general Sonthi pidió al gobierno un presupuesto adicional de emergencia de otros 2 millones para el ISOC, ya que el importe anterior había sido utilizado.


Este dinero se encontraba dentro de la categoría de  “presupuesto secreto”, lo cual significa que los oficiales del estado podían gastarlo sin tener que dar explicaciones al gobierno.

En noviembre del 2006, el primer ministro Surayud Chulanot reveló que la insurrección había sido financiada por restaurantes y otros comercios en Malasia. Surayud declaró que la red Tom Yam Kung en Malasia recolectó dinero de los empresarios locales, por medio de chantajes, demandando dinero por su protección y encauzando el dinero hacia los separatistas. El ministro adjunto de seguridad de Malasia, Fu Ah Know, dijo que esas afirmaciones “eran absolutamente infundadas” y “muy imaginativas”.

La junta de Sonthi anunció que la insurrección era su segunda prioridad, por detrás del asunto relacionado con todo aquello que apoyaba al gobierno derrocado. Mientras tanto, la junta movió sus recursos de inteligencia, sus equipos de vigilancia, y su equipo de intervención telefónica del sur de Bangkok, para así tratar con los disidentes políticos. El ministro de defensa Boonrawd Somtas también se fijó que muchos de los ataques en Bangkok no enfocaban a los insurgentes del sur, sino a una mención que los medios interpretaron como un enfoque al derrocado primer ministro Thaksin. Después Sonthi se negó a trasladar tropas adicionales al sur, y optó por dejarlas en Bangkok.

VIOLENCIA SIN RESOLVER

Cierre de colegios

El 27 de noviembre del 2006, después de que todas las escuelas de Pattani anunciaran su indefinido cierre, los profesores en Yala y Narathiwat decidieron continuar el proceso y cerrar también las escuelas de manera indefinida debido al temor por su seguridad. La decisión en Pattani fue hecha una semana antes después de una serie de tiroteos a dos profesores.

Aumento de violencia

La violencia aumentó en los meses siguientes a la implementación de la campaña de la junta. La cantidad de muertes al mes aumentó en un 30% en comparación con los cinco meses después del golpe de estado y los cinco meses anteriores. Los insurgentes se enfocaron en el príncipe Sirindhorn colocando una bomba cerca del lugar donde aterrizaba su helicóptero. Una persona de confianza de la reina Sinkit, Thanpuying Viriya Chavakul, fue herida y no murió por poco, cuando un pistolero atacó su vehículo el 21 de febrero del 2007 en Yala. Ella criticaría después al gobierno por hacer girar las tropas demasiado a menudo, impidiéndoles pasar cerca de la población para poder saludarles más cerca. Además comentó que existía una escasez de comunicación entre las tropas y de chalecos antibalas.

El 14 de enero, un trabajador dedicado a la extracción de caucho, Pin Khotchathin, fue decapitado en Yala. Su cabeza fue encontrada en una plantación de caucho en Tambon Tasee, cinco metros separada de su cuerpo. Este caso sería el número 22 de asesinatos producidos por decapitación desde el 4 de enero del 2004. En otros casos, los militantes aparentemente intentaban cortar las cabezas a sus víctimas sin conseguirlo.

Una pequeña nota escrita se dejó cerca de la cabeza de Pin advirtiendo de más derramamiento de sangre para vengar a los agresores, llamándose a si mismos “guerreros de Pattani”, que habían matado a miembros de los separatistas.

Debido al aumento de la violencia, el primer ministro Surayud chulanot acusó al jefe de la junta Sonthi Boornyaratkalin de fallar y no hacer suficiente para frenar la insurrección.

Después de la visita oficial a Tailandia, el primer ministro malayo Abdullah Ahmad Badawi se ofreció voluntario para actuar como mediador en las posibles negociaciones entre los insurgentes y las autoridades tailandesas. El ministro de exteriores, Nitya Pibulsonggram, rechazó el ofrecimiento.

Durante el fin de semana de año nuevo chino (de la tarde del 18 de febrero a la tarde del 19 de febrero del 2007), los insurgentes realizaron 38 ataques con bombas, provocaron 26 incendios, y siete emboscadas. El objetivo de las bombas eran hoteles, locales de karaoke, y lugares comerciales. Dos escuelas públicas fueron quemadas. Se arrestaron a tres personas. El jefe de la junta Sonthi y el ministro del interior Aree Wongsearaya admitieron que sabían con antelación que los ataques iban a tener lugar, pero fallaron a la hora de prevenirlos. Más tarde Aree admitió que la estrategia del gobierno en el sur estaba llena de imperfecciones.

Dentro del terrorismo económico cabe destacar el incendio que provocaron los insurgentes en un almacén de caucho en Yaila, destruyendo unas 5.000 toneladas de caucho de un valor aproximado de unos 400 millones de baths, y llenando la ciudad de Yala con una densa nube de humo negro que duró 12 horas. Se acercaron al incendio 30 camiones para controlar las llamas. En la carretera que llegaba hasta el almacén, se habían esparcido clavos para entorpecer los trabajos de emergencia. No se reportaron víctimas.

El 14 de marzo 8 personas, que viajaban para ir al trabajo de Betong a Haad Yai, fueron ejecutados después de que su furgoneta fuera detenida por los insurgentes. Una bomba colocada en la carretera retraso la llegada de los guardabosques al lugar.

La policía encontró una bomba antes de que explotara en marzo del 2007. Esta bomba estaba dirigida al príncipe Vajiralongkorn.

El 9 de abril del 2007, un camión que llevaba estudiantes y otros pasajeros y que volvían de un funeral fue atacado con disparos, muriendo un joven de 12 años y otro de 25. El funeral fue por el jefe de la organización administrativa Khuen Bang Lang, el cual murió por un disparo ese mismo día. Después se admitiría que el ataque fue hecho por voluntarios de los pueblos, que lo hicieron después de una supuesta provocación hecha por simpatizantes de la insurrección que se encontraban en el camión.

Las protestas después de los disparos equivocados por las fuerzas de seguridad, los soldados tailandeses en Pattani dispararon y mataron a tres adolescentes musulmanes el 13 de abril del 2007. Los soldados abrieron fuego a un grupo de jóvenes porque pensaban que éstos iban a atacarles. La gente local afirmó que los jóvenes estaban jugando en una carretera cerca del mercado y cerca del lugar donde se encontraban investigando los soldados.

El comandante de la armada local dijo inicialmente que los soldados actuaron en defensa propia, diciendo que se escucharon disparos desde el lugar donde se encontraban los jóvenes.

Los residentes terminaron sus protestas después de alcanzar una serie de acuerdos con el gobernador de Pattani, Panu Uthairath. El militar estuvo de acuerdo con investigar los disparos, y si se tratara de una negligencia los soldados podrían ser juzgados con cargos criminales, serían trasladados a otras zonas y se darían disculpas a la población.

El 14 de mayo, los insurgentes separatistas dispararon y mataron a una pareja tailandesa budista que estaba trabajando recolectando fruta en la zona mayoritariamente musulmana de Bannang Sata, e hirieron a su hija de tres años.

Respuestas de la junta

Para encarar la escalada de violencia, la junta anunció el cambio de una táctica defensiva a una mejora y esfuerzos para poner medidas enérgicas contra el uso de las drogas por los insurgentes.

En marzo del 2007, el consejero de seguridad de la junta admitió que los insurgentes importaban sus técnicas de Al-Qaeda y los talibanes, y fueron motivados no sólo por razones nacionalistas, sino que al igual que  generaciones anteriores de los insurgentes, por extremismos religiosos. Sin embargo, anunció que todavía no se sabía quienes estaban detrás de la insurrección.

Para proteger a la minoría budista de la violencia, el comando de operaciones de la seguridad interna hizo amuletos para que se distribuyeran entre la población. Se pensaba que los famosos amuletos animistas tenían poderes mágicos para proteger a los que lo tuvieran, e incluso se llegaron a pagar grandes cantidades de dinero por ellos. El plan fue desarrollado por el coronel Manas Khongpan, director suplente del ISOC en la provincia de Yala.

En marzo del 2007, la reina Sirikit prometió proteger a las personas de todas las religiones en el sur de Tailandia, e inició programas de entrenamiento para la gente local, en particular a los profesores, para que pudieran protegerse.

En abril del 2007, el jefe de la junta Sonthi rechazó una oferta de los americanos para ayudarles en el entrenamiento de las fuerzas tailandesas y disipar la insurrección. Sonthí siguió negando que terroristas internacionales operaran en el sur.

En mayo del 2007, Sonthi comenzó a retirar sus tropas del sur, reemplazándolos con voluntarios del territorio. No dijo porqué retiró sus tropas del sur.

A pesar de lo anterior, la violencia continuó con una tendencia de tener como objetivo a los militares y a los policías, particularmente después de las acciones militares que fueron criticadas en una conferencia islámica. El 9 de mayo del 2007, la armada vio sus peores víctimas en un incidente cuando siete soldados fueron asesinados con una bomba colocada en la carretera. Dos policías fueron disparados, matados y sus cuerpos fueron quemados en otro ataque ocurrido el 11 de mayo de ese mismo año, y realizado supuestamente por los mismos que realizaron el anterior ataque. El 31 de mayo murieron 11 soldados en un incidente similar al del 9 de mayo.

Desde enero del 2004 al 21 de junio del 2007, el sur ha sido testigo de 6.850 incidentes violentos relacionados con la insurrección. Al menos 2.303 personas han muerto y más de 6.000 ha resultado heridos.

Mándanos un Mensaje
¿Tienes información que podemos añadir en esta página? Mándanos un mensaje

Nombre

Mensaje

Persecución del gobierno a insurgente sospechosos

La comisión de derechos humanos de Asia acusó a los militares por golpear y torturar a insurgentes sospechosos quemando sus genitales con cigarrillos, rompiendo botellas de cerveza en sus rodillas, o encadenándoles con perros. Se ha denunciado que estos abusos ocurrieron en octubre del 2006.

En diciembre del 2006, un grupo de 20 musulmanes, 9 hombres y 11 mujeres con edades entre 2 y 55 años, buscaron asilo político en Malasia. Ellos decían que el régimen después del golpe de estado era más agresivo contra los civiles y que eran continuamente hostigados por la armada. La armada admitió que el grupo buscaba refugio en Malasia porque temían por sus vidas, pero la amenaza era por los militantes, no por las fuerzas del gobierno.

Un grupo de musulmanes de Narathiwat que escaparon a Malasia en marzo del 2007, dijeron que escaparon de la intimidación y brutalidad de los militares. El grupo se quejó de que habían sido golpeados y que sus hijos habían desaparecido o detenidos desde el año 2005. También reclamaban que algunos jóvenes habían muerto después de ser envenenados durante una detención.

Viene de página anterior

COMENTARIOS

 

Otros artículos de interés ...

 


Copyright © 2017 www.viajeportailandia.com. Esta obra tiene contenidos que están bajo una licencia de Creative Commons
Para más información lea las condiciones de uso /Contacto