Utilizamos cookies para analizar tu navegacion. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso, más información
 
INICIO Regiones de Tailandia Consejos Varios Prevención y Vacunas Visados y Embajadas Viaje por India
Alojamiento
Historia
Gobierno
Geografía
Economía
Demografía
Religión
Cultura
Gastronomía
Celebraciones
Fotos
Videos
Artículos varios
SIGUENOS EN
Facebook

planificador de viaje

 

INSURRECCION DEL SUR (2)

GOBIERNO
Introducción
Ayutthaya
Golpe de Estado 2006
Insurreción del Sur


Viene de página anterior
Continúa en página siguiente

Escalada de violencia

Los ataques ocurridos después del año 2001 estuvieron concentrados en instalaciones militares y policiales, escuelas y otros símbolos de las autoridades tailandesas en la región.

Locales de los oficiales de policía de todos los rangos y oficiales del gobierno fueron los primeros objetivos de los asesinatos que en un principio parecían programados al azar, muriendo 19 policías y habiendo 50 incidentes relacionados con la insurrección en las tres provincias de Patán, Yala y Narathiwat, a finales del año 2001.

Mientras que los primeros ataques fueron tipificados como tiroteos a policías que patrullaban y eran disparados por pistoleros que pasaban en moto, hasta llegar rápidamente a realizar ataques bien coordinados en los establecimientos policiales, con grupos bien armados los cuales abandonaban el lugar robando armas y munición. En el año 2002, 75 ataques ocasionaron 50 muertes entre la policía y personal de la armada. En el año 2003, los oficiales hablan de 119 incidentes. La creciente escala y la sofisticación de la insurrección animó al gobierno a reconocer que había un asunto serio en las provincias del sur.

El 4 de enero de 2004, una persona armada sin identificar atacó un depósito de munición de la armada en la provincia de Narathiwat, y se hizo con más de 100 rifles y diversa munición. En este incidente murieron cuatro soldados que vigilaban las instalaciones. Después de esto las escalas de violencia aumentaron, con insurgentes que mataron a 600 personas en una serie de atentados con bombas y en tiroteos con militares y policías. Algunas bombas se colocaron directamente en áreas donde vivían residentes tailandeses no musulmanes, provocando un éxodo el cual repercutió mucho en la economía regional y en un aumento de aislamiento con el resto del país.

La reacción tailandesa a la insurrección fue obstaculizada por la escasez de entrenamiento en los métodos para contraatacar la insurrección, por la escasez de conocimiento de la cultura local, y por las rivalidades entre la policía y el ejército.

 

Muchos policías locales estaban implicados en asuntos de drogas y otras actividades criminales, y los comandantes del ejército de Bangkok los trataron con desprecio. El ejército respondió a los ataques de los insurgentes con asaltos y mano duran en las pequeñas poblaciones de los musulmanes, lo cual únicamente dio como resultado simples represalias. Los insurgentes irritaron al gobierno tailandés inexperto que dieron respuestas desproporcionadas, generando compasión entre en pueblo musulmán.

La estimación de la fuerza de la insurrección varía mucho. En el año 2004, el general Panlop Prinmanee dijo que había sólo 500 núcleos de insurgentes. Otras estimaciones dicen que hay más de 15.000 insurgentes armados. Algunos analistas tailandeses creen que los grupos islamistas extranjeros se han infiltrado en el área, y que los fondos y las armas extranjeras han sido llevados hasta allí por ellos.

La insurgencia aumentó, con una serie de atentados con bomba en Songkhla el 3 de abril del 2005, y con un ataque mayor que se produjo en la capital provincial de Yala en julio. Como respuesta, Thaksin formuló un decreto el cual le daba poder directo dentro de las operaciones militares, restringir libertades civiles e incluso censurar a la prensa. Este hecho provocó muchas protestas dentro de las secciones liberales de los tailandeses y de los partidos de la oposición.

En el año 2005, 131 civiles del sur huyeron a Malasia buscando refugio.

Tailandia inmediatamente acusó a estos refugiados de ser insurgentes (incluso se refería a las mujeres y niños que había en estos grupos), y solicitó al país vecino que les devolviera a estas personas, provocando un enfrentamiento diplomático. Hoy en día, esas personas todavía permanecen en Malasia.


El 15 de junio del 2006, durante el 60 aniversario de la ascensión al trono tailandés de Bhumibol Adulyadej, se produjo unos ataques con bomba bien organizados. Dos policías murieron y otros 11 resultaron heridos. Los expertos dicen que estos ataques fueron un mensaje para las autoridades tailandesas más que atentados con la intención de hacer gran daño, ya que las bombas fueron cargadas con pequeñas cantidades de explosivo. Si los dispositivos hubieran sido mayores, las muertes y heridos podrían haber sido notablemente superiores. Los medios de comunicación tailandeses informaron más tarde de este incidente, pero lo hicieron después de que la BBC y otros medios de difusión extranjeros lo anunciaran.

El 22 de noviembre del 2006, Wan Kadir Che Wan, líder de Bersatu, una organización de un grupo separatista del sur, dijo a la televisión Jazeera que Al-Qaeda unida con la red terrorista Jemaah Islamiyad (JI) había ayudado en los ataques de los insurgentes en Tailandia.

zonas etnicas de tailandia

Incidente en la Mezquita Krue Sae

El 28 de abril del 2004, más de 100 militantes llevaron a cabo ataques contra 10 puestos de policía en diferentes lugares de las provincias de Pattani, Yala y Songkhla. 32 insurgentes se refugiaron en la mezquita Krue Sae, la mezquita más sagrada de Pattani.

El general Pallop Pinmanee, encargado del centro para incrementar la paz en el sur y subdirector de la Unidad de Operaciones de la Seguridad Interna, fue el comandante de la armada con más rango en este escenario. Después de siete horas tensas, Pinmanee ordenó el asalto a la mezquita. Todos los insurgentes fueron matados. Más tarde este comandante diría: “No tenía elección, temía que con el paso del tiempo la población simpatizara con los insurgentes, y llegaran a intentar rescatarlos”.

Se reveló más tarde que las ordenes de Pallop de entrar en la mezquita contravenían a las órdenes directas del Ministro de Defensa Chavalit Yongchaiyudh, que decían que buscaran una forma de resolver el conflicto pacífica sin importar el tiempo que necesitaran. Se ordenó a Pallop que saliera inmediatamente de la zona, y después presentó su dimisión como comandante del Centro de Mejora de la Paz en el Sur. El Centro Asiático por los Derechos Humanos cuestionó la independencia y la imparcialidad de la comisión de investigación de este hecho. El 3 de mayo del 2004 durante una exposición en el Senado, el senador Kraisak CONABAN, apuntó que la mayoría de las personas muertas en la mezquita de Krue Se fueron disparadas en la cabeza y había señales de cuerdas atadas a sus muñecas.

Estos incidentes llegaron a ser un conflicto personal entre Pallop y el ministro de defensa Chavalit, quien era además director de ISOC. Pallop, más tarde solicitó que el ministro de defensa dejara de tener participación en la gestión con el problema de la insurrección del sur.

Incidente Tak Bai

En octubre del 2004, la ciudad de Tak Bai, en la provincia de Narathiwat vio el incidente protagonizado por la insurrección que más publicidad ha tenido. Seis hombres locales fueron arrestados por haber suministrado armas a los insurgentes. Se organizó una manifestación para que fueran soltados y la policía pidió refuerzos militares. Los militares usaron gas lacrimógeno y cañones de agua sobre la multitud, hasta que comenzaron los disparos muriendo siete personas.

Mándanos un Mensaje
¿Tienes información que podemos añadir en esta página? Mándanos un mensaje

Nombre

Mensaje

Cientos de personas, la mayoría jóvenes, fueron arrestados. Se les obligó a quitarse sus camisetas y permanecer tumbados en el suelo. Sus manos fueron atadas en sus espaldas. Más tarde, fueron lanzado por los soldados dentro de unos camiones para ser llevados al campamento militar de Ingkayutthaboriharn, en la provincia de Pattani. Los prisioneros estaban amontonados en los camiones, y en el tiempo transcurrido hasta llegar al destino pasaron cinco horas. 78 hombres murieron asfixiados.
Este incidente provocó protestas generales en todo el sur del país, así como en toda Tailandia, debido a que todo el país estaba horrorizado por el comportamiento de los militares. A pesar de esto, Thaksin dio todo su apoyo al ejército. Aquellos responsables de las muertes y heridos acaecidos en este incidente, recibieron castigos menores e incluso no tuvieron ningún tipo de condena. La respuesta inicial de Thaksin fue que defendía las acciones de los militares, diciendo que los 78 hombres murieron “porque estaban realmente débiles después de los días de ayuno en el mes del Ramadan”.

Se presentaron cargos en contra de 58 sospechosos acusados de participar en la manifestación. El juicio de desarrolló lentamente, y en octubre del 2006 el juzgado terminó de hacer preguntas, después de hacérselas a 1.500 testigos en el caso. La policía fue incapaz de encontrar a 32 manifestantes Tak Bai.

El primer ministro Surayud Chulanont dio disculpas formales por el incidente el 2 de noviembre del año 2006. El día después, el número de actos violentos aumentaron cinco veces más, comparado con la media de los meses anteriores.

Viene de página anterior
Continúa en página siguiente

COMENTARIOS

Otros artículos de interés ...

 


Copyright © 2017 www.viajeportailandia.com. Esta obra tiene contenidos que están bajo una licencia de Creative Commons
Para más información lea las condiciones de uso /Contacto